Mercado Corona

La convocatoria del concurso para el nuevo Mercado Corona, buscaba resolver la perdida lamentable de un inmueble, y darle un nuevo aire al centro de la ciudad. Por esto, la solución formal se planteaba a partir de articular de forma armoniosa tres actividades principales que fomenten y recuperen una dinámica social que ha venido deteriorándose a lo largo de los años: vivienda, comercio y recreo diurno.

El proyecto propone abrazar el contexto por medio de una plaza pública que busca articularse a las ya existentes. Retomando el concepto de los tradicionales portales, a partir de una estructura de acero limpia y clara, que genere un gran portal a doble altura “Plaza de las artesanías “que se convertiría a su vez en la puerta que comunica el mercado con la plazoleta, que de origen, existía en el proyecto anterior. Y que, por otro lado, atraviesa el centro de la manzana, dando la posibilidad al peatón de recorrer el mercado y la plaza de una manera mucho más libre y fluida. En la esquina nor-poniente el edificio se repliega, dando origen a la plaza que recibe tanto a los usuarios de la vivienda, como a las oficinas y visitantes al restaurante mirador, separando de forma muy sutil, pero efectiva, las distintas actividades.  El mercado se desarrolla en tres niveles. Cuenta con 5 niveles de vivienda, un restaurante mirador en la azotea del mercado.